Hay momentos en la vida en la que todo amante de la buena música necesita desconectar y sentirse un privilegiado. Ocasiones en las que te pones a escuchar una canción y sientes que el mundo se detiene ante ti, que todo cobra sentido durante tres o cuatro minutos y de repente todo vuelve a ser como era: tu vida, tu trabajo, tus aficiones… Ese sonido que te ha trasladado más allá de lo que tus dedos pueden alcanzar, tus sentidos se han reactivado gracias a una melodía que se convierte en todo un himno. Y por razones así, la música se convierte en algo mágico que traspasa fronteras.

Llegados a ese punto, tan sólo nos queda poder disfrutar de esa música que nos embriaga en directo, a través de un concierto o de un show en directo. Alcanzar en vivo ese sonido que nos ha maravillado durante no sé sabe cuánto tiempo. Pero desgraciadamente en Canarias lo tenemos, ciertamente, complicado.

Si un canario quiere disfrutar de un concierto de uno de sus artistas, djs, o grupo preferido, primero va a tener que buscarse la manera de poder asistir a dicho evento. Ya que aparte de comprar la entrada, tendrá que buscarse la vida a la hora de encontrar un buen vuelo que lo lleve hasta la ciudad elegida. Es probable que también tenga que pensar en el alojamientor, aunque cabe la posibilidad de pegarse toda la noche de fiesta y empatar con el vuelo de vuelta (algo que ha hecho un servidor en alguna ocasión). No es una mala opción lanzarse a por un hostal o un albergue en el que se comparta baño y habitación para ahorrar costes, pero hay que decir, que tendrás que aguantar los ronquidos del de al lado, y desde aquí te aseguramos, que en ese caso, mejor sigue el plan de seguir la noche con una buena fiesta. Por si acaso, llévate unos buenos tapones, te pueden salvar la vida. Y si te vas de festival, lo más económico es coger tu tienda de acampada, plantarla (a ser posible debajo de un árbol) y dormir la mona en ella sin un gasto adicional excesivo.

El caso es que un servidor se va este fin de semana a ver a los (venidos a menos) Red Hot Chili Peppers  y se ha planteado nuevamente cuánto le cuesta a un canario poder asistir a un espectáculo así. Por ahora, el gasto total entre pasaje, desplazamientos, hospedaje y entrada asciende a 200 €, contando que estaremos dos noches. Añadiendo, que Barcelona no es precisamente una ciudad batata. Pero el que algo quiere, algo le cuesta, y aunque hoy en día, disfrutar de un buen concierto se ha convertido en un lujo, no queda más remedio que rascarse el bolsillo y disfrutar de un buen espectáculo.

Seguiremos informando.